Coquitos veganos

Hola a todos de nuevo! Hoy subo la última receta antes de Nochebuena de #NavidadMyGreenBubble para que tengáis todo lo necesario para la cena de mañana y la comida de Navidad. Así que para dejaros con el antojo de dulce, hoy tocan: Coquitos veganos !!
Sabrosos, ligeros, bastante saludables (y mucho más que los comerciales), textura digna de confitería… Awwww qué maravilla! Me ha hecho tan feliz conseguir casi por casualidad estos dulces tan sencillos! Para mí los dulces de coco son pura Navidad. De hecho, mis protagonistas de estas fechas son la almendra y el coco. Así que por qué no juntar ambos y ver qué sale?
Pues me ha salido esto! La textura es muy similar a la de los coquitos de toda la vida, sólo que con un ligero toque a mazapán por la almendra. Precisamente para quien le empalague un poco el mazapán, esta es una excelente alternativa. Además lleva mucho menos cantidad de endulzante (que en mi caso ha sido panela, en lugar de azúcar blanco) y grasas que el mazapán y los coquitos convencionales, por lo que se perciben el sabor de sus dos ingredientes estrella a la perfección, que es lo que personalmente suelo echar en falta en estos postres; el azúcar y demás aditivos insanos acaban enmascarando el resto de aromas…
Así que corred, corred, probad, que aún estáis a tiempo de hacerlos! Como detalle, quiero decir que a mi señora madre le han encantado, y ella no es nada amiga de los dulces de coco… 🤗
Muy bien, aquí va la receta con todo lujo de detalles para que os salgan de vicio!

Ingredientes (cantidades necesarias para unas 9 unidades grandes):

  • 1 huevo de lino (50 ml agua caliente+1 cda de semillas de lino molidas; a continuación os dejo el enlace por si no recordáis su preparación: huevos de lino)
  • 50 g almendra molida
  • 75g coco rallado
  • 1 chorrito de zumo de limón
  • 3 cdas y 1/2 de panela molida
  • 5 cdas leche de avena
  • 2 cdas aceite de oliva (sí, en esta ocasión también he utilizado aceite suave, pero tras haberlos probado, creo que podéis perfectamente utilizar aceite de oliva virgen extra sin miedo a que nos resulte muy fuerte, ya que la camtidad que han necesitado es poca y el resto de ingredientes son bastante intensos).

Preparación:

  1. Lo primero es preparar el huevo de lino y dejarlo reposando durante al menos 15 minutos. Ya sabéis, lo que nos interesa es que coja una textura tipo gel similar al huevo. Y como os he contado en otras ocasiones, un truco que yo tengo si no dispongo de semillas de lino molidas es calentar el agua, luego añadirle las semillas y después, darle un toque con la batidora de brazo para que éstas se rompan y comiencen a gelificar mientras reposa.
  2. Por otro lado, ponemos a precalentar el horno a 200°C mientras preparamos la masa.
  3. En un bol, mezclamos los ingredientes secos (coco y almendras molidas).
  4. En otro recipiente, mezclamos los líquidos, es decir, añadimos al huevo de lino, el aceite, el chorrito de limón y la leche vegetal. En este caso he vuelto a utilizar de avena por su sabor neutro, pero ya que el postre lleva almendra, creo que iría genial utilizar leche de almendra sin azúcar.
  5. Una vez integrados los componentes líquidos, disolvemos en ellos la panela molida.
  6. A continuación, incorporamos poco a poco la mezcla líquida en la mezcla seca hasta que obtengamos una masa bien espesa y manejable. Tiene que estar húmeda pero no se nos quedará pegada a las manos.
  7. Ahora sí, con las manos bien limpias, tomamos porciones más o menos grandes de masa según queramos el tamaño de los coquitos y les damos forma. Yo he optado por darles una forma cuadrada o rectangular y luego les he hecho las rayitas que veis por encima con un tenedor pequeño.
  8. Por encima, decoramos con un poco más de coco rallado y colocamos nuestros coquitos en una fuente para horno con papel vegetal.
  9. Ponemos a hornear durante unos 10-12 minutos (en función del tamaño de los coquitos). Como yo prefería que no quedasen demasiado tostados, los 10 primeros minutos he horneado con calor sólo abajo y los 2-3 últimos minutos, sólo arriba.
  10. Por último, sacamos del horno y dejamos enfriar y reposar un poco antes de echarles la mano; se rompen si están aún calentitos! 😱

Yyyyy listo! No os parecen adorables??? 😍😍😍😍
Como idea, también podéis añadir a la masa cualquier aroma o esencia natural si lo deseáis, por ejemplo, extracto de vainilla, aroma de anís, canela… Yo no he utilizado ninguno porque me gustan simplemente así, pero esas combinaciones también pueden quedar muy buenas.

Ahora sí, amigos y seguidores míos, os deseo una feliz Navidad!!

PD: pero tranquilos! Habrá nuevas ideas para las juntanzas venideras 😜😜

Deja un comentario