Galletas de limón

Hola a todos!! De acuerdo, de acuerdo, está mal que yo lo diga, peeero, qué delicia os traigo hoy, no os hacéis idea: Galletas de limón !

Como os decía en Insta, en mi mente tenía una idea distinta; quería conseguir unas galletas muuy crujientes, comparables en textura a la mayoría de galletas industriales, pero por supuesto, que no tuviesen nada que ver en cuanto a nutrientes y salud. Y aunque la parte saludable está conseguida, la textura no fue exactamente la que quería, peeero, para mí sorpresa, resultó ser igualmente impresionante!
Finalmente han quedado bien crujientes por fuera, pero, por dentro, son más tiernitas. Son ideales para tomarnos con un té o un cafecito a media tarde, y tienen un sabor a limón que me recuerda a las pastitas de repostería. De verdad, tenéis que probarlas!!
No obstante, haré variaciones y seguiré intentando conseguir esas galletas crunchy, no os preocupéis!!
Aquí va la receta:
Ingredientes:
  • 1 huevo de lino (receta haciendo click aquí: huevos de lino)
  • 3 dátiles
  • 2 cdas de panela molida
  • 5 cdas de leche vegetal (yo utilicé de avellana y arroz de YoSoy, pero podéis elegir la que más os guste o tengáis a mano)
  • 4 cdas aceite de coco eco
  • 1 taza y 1/2 de harina de avena
  • 1/2 cdta de levadura química
  • Pizca de sal
  • Ralladura de un limón (preferiblemente ecológico, ya que vamos a usar la piel)
  • Un chorrito de zumo de limón (1 cda aprox.)
Preparación:
  1. Primero preparamos el huevo de lino y lo dejamos reposando y espesando. Recordad que para acelerar un poquito el proceso, yo lo que hago es echar las semillas enteras en agua caliente y darle un toque con la batidora de brazo, y después uso toda la mezcla sin colar, pero esto es a gusto del consumidor.
  2. A continuación, ponemos la leche vegetal, el aceite de coco, el zumo de limón, la ralladura de limón, la panela y los dátiles en un vaso para batir y lo trituramos bien con la batidora de brazo. Para facilitar que se integren todos los componentes, os recomiendo que el aceite de coco esté líquido. Para ello, podemos ponerlo unos segundos en el micro con cuidado de no pasarnos, o bien derretirlo al baño María.
  3. En un bol, mezclamos los ingredientes secos: harina de avena, levadura química y sal.
  4. En otro recipiente más grande, iremos añadiendo la mezcla de ingredientes secos a la mezcla líquida, removiendo con una espátula.
  5. La masa debe ser bien espesa y manejable pero todavía algo pegajosa.
  6. Ahora formaremos las galletas con las manos, la forma que más nos guste, y las pasamos a una bandeja de horno con papel vegetal. Yo elegí las clásicas redonditas con un adorno en forma de + encima. También podéis utilizar algún molde, sed muy creativos!! En principio la masa no se os pegará a la piel por ser bastante aceitosa, pero si queréis podéis ayudaros pasándoos un poquito de aceite de coco por las manos.
  7. Y por último, con el horno precalentado a 180°C y calor sólo abajo, metemos las galletas durante unos 11-12 minutos, y a continuación, otros 5 minutos con calor sólo arriba. Estos tiempos son orientativos, ya que de perderá de lo grandes y gruesas que sean vuestras galletitas, así que no olvidéis estar bien pendientes para que no se os quemen!
Finalmente, las sacamos y las dejamos enfríar a temperatura ambiente. Para conservarlas, lo ideal será un tarro de cristal con tapa, así las tenemos listas para disfrutar cuando queramos. Eso sí, si es que duran!!
Espero que os gusten muchísimo!!

Deja un comentario